Edificios “fantasma” en Estación Central

Más de 6.700 departamentos de 20 megaproyectos que no se pueden habitar.

Desde deficiente infraestructura, como siete estacionamientos y dos ascensores para 30 pisos, hasta la sobrepoblación que perjudicará el acceso a servicios públicos.

Por exceder la altura permitida por el plan regulador, 20 edificios “fantasmas” que no tienen recepción de obras, y por ende no han podido ser habitados, fueron denunciados por la municipalidad de Estación Central.

Son 15 de esos edificios, los que contemplan 5.500 departamentos, que no solo han excedido la mencionada altura máxima, sino también, la cantidad de gente contemplada para habitar en ellos. Así, al sobrepasar la densidad de habitantes, se producirían también problemas para que los habitantes puedan acceder a servicios básicos, como consultorios, hospitales, colegios, jardines infantiles y comisarías, e incluso el espacio de las calles.

Esto, ya que los vecinos denuncian que los edificios también llamados “guetos verticales” ocupan todas las calles, lo que no solo complica a los automovilistas, sino que también el funcionamiento de las alcantarillas. Asimismo, algunas de estas gigantes construcciones presentan servicios propios deficientes, como siete estacionamientos para más de 20 pisos de departamentos, lo que llegará a colapsar las calles, mientras que algunos de estos tienen hasta dos ascensores en total, por lo que se forman largas filas en horarios estratégicos como las mañanas. Los propios habitantes se han quejado de que no les llega la luz natural, por lo que ni siquiera pueden secar su ropa y terminan gastando más en calefacción.

En tanto, los otros cinco edificios restantes presentan otros tipos de incumplimientos. Entre todos, suman 6.700 departamentos que no se pueden habitar, por lo que las inmobiliarias no pueden inscribirlos en el conservador de bienes raíces ni venderlos.

Por ahora, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) se encuentra mediando y apoyando para resolver la problemática, cuya carpeta de soluciones se torna muy amplia: Desde llegar a tribunales y pedir la demolición, como ha sucedido en Recoleta y que es algo que el alcalde Felipe Muñoz no descarta; O buscar alguna alternativa, algo que ven muy complejo.

“Tenemos certeza jurídica respecto a lo que estamos haciendo y que no vamos a cometer ningún tipo de ilegalidad. No estamos disponibles para vender resoluciones finales, entendemos que hay que llegar a una solución, sin embargo, no tomaremos ninguna resolución que no contemple la opinión y apoyo de nuestros vecinos y vecinas y, también, que esté en el marco de la ley”.

Consultado, el edil no descartó que se pidan demoliciones “y si no se llega a una solución será tribunales quienes tiene que decidir que pasará con estos edificios”. En tanto, el ministro de Vivienda, Carlos Montes, manifestó que “si las empresas constructoras no midieron las consecuencias para seres humanos de vivir tantas familias juntas, tan hacinadas, con servicios y condiciones limitadas. Aquí es muy importante terminar buscando un entendimiento, pero que las empresas reconozcan lo que han hecho y, por lo tanto, traten de acercarse a los estándares que la municipalidad ya estableció”, sentenciando que “aquí hay que cambiar la manera de hacer ciudad“.

A pesar de que el equipo de CNN Chile trató de contactar a la Asociación de Desarrolles Inmobiliarios, sin embargo, no les fue posible realizar una declaración durante la jornada de este viernes. Por otras impresiones que ya han dado en otros medios de comunicación, se sabe que su postura es que, si hubo cambios, y si ya la administración anterior aceptó construir torres de hasta 30 pisos, no tendría que haber cambios en la actualidad. Además, según ellos, una resolución desfavorable haría que Estación Central perdiera el atractivo para nuevos proyectos inmobiliarios de estas características.

Ya hay expertos que plantean que la alternativa podría ser compensar a la comuna para que se pueda construir toda la infraestructura pública que ya ha planteado el alcalde. Esto, porque es complejo demoler edificios de colosales dimensiones. Patricio Herman, presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, sostuvo que “hay un montón de obras públicas, de equipamientos públicos que se deben ejecutar en la comuna de Estación Central para mejorar en algo la calidad de vida de la gente“.

En esa línea, indicó, “aquí el error lo cometieron los directores de Obras, por algo que están querellados. Si me preguntan cuán plata se necesita, podría pensar que entre todas estas inmobiliarias podrían hacer una caja de unos US$ 5 millones“.

Nota: CNN Chile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.